Ahora 23:10 - 00:55Impostores (Estonia)

Cine de los Países Bajos

Cine de los Países Bajos

 

willy_mullens

 

Willy Mullens

Una introducción temprana en el mundo del cine

Como un país de la Europa Occidental, los Países Bajos gozaron de una introducción temprana en el mundo del cine, al igual que sus países vecinos, siendo introducido como forma de entretenimiento en ferias con la proyección de producciones extranjeras. Sin embargo, en los primeros meses de 1896 Gestoorde hengelaar se convirtió en el primer largometraje del país. Años desúés, Willy Mullens se convirtió en uno de los más importantes cineastas de la historia de los Países Bajos gracias a sus innovadoras técnicas y su comedia The Misadventure of a French Gentleman Without Pants at the Zandvoort (1905), que es hoy el filme neerlandés más antiguo que se conserva.

El desarrollo

El cine de los Países Bajos disfrutó de un floreciente periodo durante la Primera Guerra Mundial gracias a la neutralidad del país durante el conflicto. En aquellos días gloriosos, las producciones neerlandesas alcanzaron una producción de ocho películas anuales, con predominio de directores alemanes que escapaban del régimen. Sin embargo la suerte no fue la misma para la Segunda Guerra Mundial y el país fue temporalmente ocupado por los Nazis, que usaron su cine como medio propagandístico.

Entre las películas más notables lanzadas durante la era del Tercer Reich están Con Alemania contra el bolchevismo (1941), Nace una nueva orden (1941) y Trabajar en Alemania (1942).

Acabada la Guerra, el cine neerlandés perdió el impulso que estaba teniendo pero gozó de una oleada de grandes directores de documentales y la organización del cine en entidades, creando academias y fondos dedicados a este arte. Aquellos años, durante finales de la década de los 50, uno de los más famosos directores fue Bert Haanstra con películas como Fanfare (1958) y Glass, ganadora de un Premio Óscar.

     

 

Bert_Haanstra

 

Bert Haanstra

 

Fons_Rademakers

 

Fons Rademakers

El cambio

En la década de los 70, otro hombre cambió la historia del cine de los Países Bajos. Paul Verhoeven se convirtió en uno de los directores más taquilleros con éxitos como Sudor Caliente (Keetje Tippel, 1975), Soldado de Orange (Soldaat van Oranje, 1977) y Descontrol (1980). Estos filmes hicieron que el cine del país diera un paso al lado de los documentales para aventurarse en el cine de ficción.

Además de convertirse en uno de los diectores más exitosos en su país, Paul Verhoeven ganó reconocimiento internacional tras dirigir éxitos de Hollywood como RoboCop (1987), El vengador del futuro (1990), Bajos instintos (1992), Invasión (1997) y El hombre sin sombra (2000).

Tras una exitosa década, el cine de los Países Bajos decayó comercialmente durante los 80, aunque al mismo tiempo directores como Dick Mass y el polémico Theo van Gogh ganaban fama con su cine de autor, reflejando los problemas que veían en su sociedad. A pesar de esa decaída en presupuesto y número de producciones, fue en esta década en la que los Países Bajos obtuvieron su segundo Premio Óscar. Esta vez para el aclamado director Fons Rademakers con su película de 1986, El Asalto.

Desde los 90 y hasta el presente, el cine neerlandés se ha enfocado en películas para televisión y miniseries con argumentos sobre problemas domésticos y de adolescentes. Entre los filmes más reconocidos de esta época están Costa! (2001) y Hush Hush Baby (2004).

Volver a Eurocinema

¡Suscríbete al boletín de noticias de Eurochannel!

¡No te pierdas nuestra más reciente programación, concursos y eventos.!